Youtube y los riesgos para los niños: como podemos cuidarlos.

Hace poco tiempo se volvió a instalar la polémica por el tema del contenido de los videos en la famosa red de Google. ¿Por qué? Básicamente por dos hechos que se comprobaron y son de gravedad.

El primero es que hace poco se descubrió una enorme red de pedófilos a nivel mundial que se aprovechaban de una de las características más importantes de Youtube: la de poder comentar videos.

¿Cómo hacían esto? Muy simple en realidad. Miraban videos de niños y buscaban cualquier escena que les llamara la atención o se viera algo que consideraran «llamativo» y lo comentaban, indicando que veían y en que momento del video. Luego, la propia forma de funcionamiento de la red social hace que nos lleguen siempre videos sobre los que ponemos interés (nos pasa a todos, si miramos fútbol, nos muestra videos sobre ese deporte y así sobre cualquier tema o palabras sueltas que busquemos). Entonces, de esta forma, la red se formaba y estas personas estaban vinculadas y compartiendo videos de niños que para la mayoría son inocentes y subidos en muchos casos por sus propios padres.

Al hacerse público el caso, empresas como Disney, Nestlé y Epic Games (la creadora de Fortnite) retiraron toda su publicidad de Youtube. La solución más efectiva que ha encontrado Google a sido prohibir los comentarios en cualquier video donde aparecen niños, lo cual ya se está haciendo.

El otro hecho que se comprobó es la gran cantidad de videos de contenido infantil (dibujos animados por ejemplo), incluso los que están dentro de Youtube Kids (la red especialmente creada para que tenga contenido solo para niños), que dentro muestran cosas como el ya famoso desafío de Momo y otros contenidos similares, hasta el extremo de explicaciones de como realizarse cortes para asustar a los padres e incluso quitarse la vida. Esto último fue descubierto por una doctora en Estados Unidos que, al ver un dibujo animado de Peppa Pig junto a su hija, se encontró que en el minuto 4,47 aparecía una persona dando consejos de como cortarse las venas «para asustar» o para suicidarse.

Esto provocó otra reacción en cadena, ya que el video aparecía en la propia Youtube Kids y fue tomado por varios medios de prensa y gobiernos, que están verificando y buscando formas de controlar los contenidos. En Inglaterra por ejemplo, se está aconsejando a la población sobre como ver y acceder a los videos en línea y otros sitios.

Google tiene personal que verifica videos, atiende las denuncias de los usuarios y también aplicaciones que tratan de detectar contenidos inapropiados. Sin embargo, por la cantidad de usuarios y materiales que hay en la red (hablamos de cientos y miles de millones) y las propias características de estos servicios, es muy difícil, por no decir prácticamente imposible, controlar todo lo que se sube.

¿Qué podemos hacer? Lo primero y principal: utilizar el sentido común, cuidar a nuestros hijos.

Recordemos que los contenidos de Youtube y de toda red social son subidos por personas, por cualquiera de cualquier parte del mundo. Por lo tanto no hay filtros ni controles que valgan, hay que estar atentos y no dejar a los chicos mirando solos videos. ¡No es una plataforma de entretenimiento para niños! Si queremos que vean algo, tenemos que verificarlo primero

Hagamos el siguiente ejercicio para entenderlo mejor:
¿Dejaría a su hijo solo en una habitación enorme, llena de desconocidos de todas las edades, ideas y escalas de valores, para que le muestren videos de los cuales no tiene usted idea? ¿Solamente basándose en que mucha gente los mira y que le daría tiempo para distraerlo mientras usted hace otras cosas?

Bien, esto es lo que hacemos cada vez que dejamos a los niños solos con un celular, tablet, computadora o TV frente a Youtube (u otra red social). Los «abandonamos a su suerte» en un mar de contenidos y personas totalmente desconocidas.

¿Es más trabajo para los padres? Claro, sin duda. Pero… ¿No es esa acaso nuestra tarea? Bien, estamos ante un problema real, pero uno que podemos nosotros controlar si nos dedicamos con empeño a eso. Por supuesto que podemos necesitar tiempo y a veces no hay más remedio que acudir a los dibujitos y a los niños les encantan (nosotros también fuimos niños). Pero hay formas de mitigar el problema y simplemente requieren un poco de nuestro tiempo. Aquí les dejamos algunos consejos sencillos:

  • Suscribirse a canales en Youtube que sean de confianza y solo permitir a los niños ver contenido desde allí (Disney, Cartoon Network, Nickelodeon o cualquiera que sea conocido y/o ustedes consideren como confiable).
  • Usar siempre nuestras cuentas o crear una para los niños que nosotros controlemos. Si miran los contratos al crear una cuenta, casi todas las redes aclaran que hay que tener más de 13 o 18 años según el caso.
  • Buscar contenido no solo en Youtube, sino directamente en sitios que se dediquen a los niños. Las páginas de los canales para niños incluyen videos y muchos juegos entretenidos con los personajes que ellos adoran.
  • Instalar filtros de contenido en los navegadores Web de nuestros equipos.

En definitiva, como todo lo que refiere a los más pequeños, estar atentos y sin cerrarse a todo, hay que ser precavidos y cuidarse.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.